Foto: Jessica Dominguez

Foto: Jessica Dominguez

¿Por qué Cuba sigue construyendo hoteles?

12 / septiembre / 2023

El reciente informe Indicadores seleccionados del Turismo enero – junio 2023, publicado por la Oficina Nacional de Estadística e Información (ONEI), confirma lo que ha sido tendencia en los últimos años —incluso antes de la pandemia—: la llegada de visitantes internacionales está muy por debajo de la disponibilidad hotelera en el país. En otras palabras, hay muchas más habitaciones de hoteles que turistas para llenarlas. Sin embargo, eso no frena la apuesta hotelera del Gobierno de Cuba ni la construcción de nuevos inmuebles.

En los últimos seis meses la tasa de ocupación hotelera fue de un 27.9 %; por tanto, de cada 10 habitaciones unas 7 no han sido ocupadas por turistas internacionales. El dato, si bien ha crecido con respecto al mismo período de 2022, está lejos de ser un buen indicador. Ni en los mejores años se ha logrado sobrepasar la cifra media del 60 % de ocupación. Sin embargo, el número de habitaciones sigue en ascenso.

En la recién concluida Feria Internacional de Turismo (FIT) de La Habana, en mayo de 2023, el primer ministro y exministro de Turismo, Manuel Marrero Cruz, dijo que en la actualidad el país cuenta con más de 81 000 habitaciones para la actividad hotelera. Una cifra en aumento, coherente con los hoteles recién abiertos. Desde 2022 se han inaugurado ocho hoteles y se espera que antes que concluya 2023 al menos otros cinco completen la lista de nuevas aperturas.

Lo preocupante de los datos es que el dinero que se utiliza para el desarrollo del sector hotelero es fundamentalmente cubano, en detrimento de otros sectores. Aunque no se sabe con exactitud cuánto ha costado cada uno de los nuevos proyectos ni cómo han sido financiados, queda claro que es una prioridad en las inversiones del país.

¿Es viable desde el punto de vista económico seguir invirtiendo dinero público en el sector hotelero cuando la oferta existente supera considerablemente la demanda? ¿Quién sigue construyendo nuevos hoteles y por qué?

No están todas las respuestas, pero los datos han sido analizados para intentar comprender cuál es el sentido de mantener estas decisiones.

El turismo no ha tenido la recuperación esperada

El ministro de Turismo, Juan Carlos García Granda, reconoció que «la recuperación ha sido difícil». El país no cumplió con los 1.7 millones de visitantes planificados para 2022, cifra que había sido reducida de la aspiración inicial de 2.5 millones. Según la opinión de varios especialistas, este año probablemente no se llegue a la meta planteada por las autoridades de 3.5 millones de turistas. Hasta el primer semestre habían arribado al país 1 298 539 visitantes internacionales, una recuperación de solo un 50 % con respecto a 2019.

La ampliación del turismo y su posicionamiento en el mercado internacional no depende solo de la capacidad hotelera. Intervienen otros factores, entre ellos, la disponibilidad de conexiones aéreas, la calidad y el precio del servicio, la competencia con otros mercados en el área.

Durante el balance anual del Ministerio de Turismo (Mintur), Marrero reconoció entre los problemas del sector en 2022 que «ha existido un grupo de afectaciones a la calidad, fundamentalmente por la falta de alimentos y bebidas e insumos, el deficiente servicio, las insuficientes actividades de ocio y entretenimiento en los polos turísticos, la falta de mantenimiento en las instalaciones y el inestable servicio de Internet».

Cubanos residentes en el exterior: los segundos «turistas» que más vienen

Los años 2017 y 2018 se registran como los de la «explosión» del turismo estadounidense no cubano. Excepto esos dos, desde 2010 en las cifras de la ONEI consta la comunidad de cubanos que residen fuera de la isla como el segundo «mercado emisor» de turismo a Cuba.

Se les considera turistas por ser «personas que visitan un país diferente de aquel en el que tienen su lugar de residencia habitual por un período no superior a un año, con la finalidad de ocio, recreación, negocios u otro motivo personal, y no el de ejercer una actividad remunerada en el país visitado».

Si bien técnicamente es correcto, es cuestionable que se hable de un alza del turismo internacional si en lo que va de 2023 esta comunidad representa el 13.5 % de los visitantes y no es un comportamiento exclusivo del año.

Canadá se mantiene como el principal emisor de turismo a Cuba, hecho que ha promovido y aprovechado muy bien la compañía canadiense Blue Diamond, una de las gerencias extranjeras que más hoteles administra en el país.

Es curioso que el gobierno canadiense haya emitido una alerta para los viajeros donde describen la situación del país y, en particular, llama a extremar la precaución debido a la escasez de artículos de primera necesidad, incluidos alimentos, medicinas y combustible. Esto podría no tener una repercusión en el turismo, pero es la primera vez que ocurre y constituye un antecedente que podría desalentar a que los canadienses elijan Cuba como destino.

Le sigue Estados Unidos, a pesar de las restricciones del Gobierno estadounidense. Sin embargo, mientras se mantenga la actual política entre ambos Gobiernos difícilmente se pueda aspirar a los números de 2017 y 2018. Algo que podría significar un verdadero cambio en el turismo del país y un sector al que muchos miraron ansiosos desde la isla caribeña.

Recientemente, la aerolínea JetBlue anunció que suspenderá sus vuelos a Cuba a partir del 17 de septiembre y también lo han decidido otras dos aerolíneas estadounidenses: United Airlines y Delta Air Lines, al menos de manera temporal. Reconocieron una caída en la demanda, lo que las obligó a reducir el número de vuelos. También la aerolínea española Iberia reducirá su frecuencia de vuelos entre Madrid y La Habana a partir de septiembre.

Luego aparece Rusia, que llegó a estar en la primera posición en 2021, durante la pandemia; pero que después de la guerra con Ucrania ha disminuido su presencia en la isla. Además, un informe reciente de la Asociación de Operadores Turísticos de Rusia (ATOR) calificó Cuba como uno de los mercados más caros para los turistas rusos. La organización prevé que en otoño-invierno (la temporada alta del turismo en Cuba) los turistas rusos que quieran relajarse en el mar elegirán sobre todo Tailandia, Egipto y Emiratos Árabes Unidos.

Otros mercados, como el europeo, es bastante exigente y lograr atraerlo a Cuba implica grandes esfuerzos que trascienden la capacidad hotelera.

Casas particulares y habitaciones fuera de orden

Además de la oferta hotelera en el país, hay otras opciones disponibles de hospedajes turísticos en manos de privados. Según datos de 2017, en el país existían unas 21 000 casas de rentas que abarcan todas las provincias del país y con precios, por lo general, inferiores a los hoteles.

Si bien el número puede haber disminuido tras la pandemia y la situación económica del país, las casas particulares constituyen una competencia para los hoteles. Muchos turistas las prefieren no solo porque puede resultar más económica, sino por el trato más familiar y por la oportunidad de vivir una experiencia más cercana a la vida cotidiana del país.

Por otra parte, una cifra preocupante con respecto a la disponibilidad hotelera son las habitaciones fuera de orden. Se consideran en esta categoría aquellas habitaciones que no están en uso en instalaciones turísticas porque tienen algún desperfecto o problema con los servicios que brinda la instalación. Puede ser mal funcionamiento del aire acondicionado, algunas llaves de agua que no funcionen bien o cualquier otro elemento que no garantice el confort a los huéspedes.

En mayo de 2019 había en el país 7 000 habitaciones «fuera de servicio», dijo entonces a la prensa José Daniel Alonso, director general de Desarrollo, Negocios e Inversiones del Mintur. Cuatro años más tarde el problema no se resuelve.

«A pesar de que durante la etapa de la COVID-19 se realizó un plan de inversión en las instalaciones hoteleras, el 13.2 % de las habitaciones físicas se encuentra fuera de orden», explicó el ministro a los diputados en julio de 2022.

Esto significa que mientras se siguen construyendo nuevas instalaciones, una parte importante de las capacidades disponibles están inutilizadas cada año.

Los hoteles que hoy funcionan

En Cuba hay como mínimo 400 hoteles. El número exacto es muy difícil de precisar porque cambian de nombre, se unen o se separan instalaciones en dependencia de quien las comercialicen, hay áreas exclusivas, cierran por mantenimientos o cambian de administración, etcétera.

Dentro de esta variedad hay hoteles emblemáticos y otros nuevos, con diferentes categorías, tamaños y dirigidos a diferentes «segmentos de mercado». Que haya variedad para todos los gustos es algo óptimo: de ciudad, de playa, de naturaleza.

Sin embargo, las cadenas hoteleras cubanas Gran Caribe, Cubanacán, Islazul y Gaviota no tienen iguales posibilidades. La única de ella que construye nuevos hoteles es Gaviota, perteneciente al emporio militar GAESA. Además, cuenta con el 76 % de todos los hoteles cinco estrellas del país.

Para el primer ministro cubano, una de las estrategias para el desarrollo del sector es invitar a compañías hoteleras internacionales a gestionar nuestros hoteles. Estas son quienes les ponen nombre y prestigio internacional. Además, promueven el destino Cuba, atraen a sus mercados y les brindan mejores experiencias a sus clientes porque los conocen. Las compañías extranjeras son importantes no solo porque velan por la exigencia en los servicios, algo en lo que Cuba no logra por sí sola; sino porque asumen compromisos de ocupación y es su responsabilidad atraer a los huéspedes, sobre todo extranjeros.

Durante la FIT 2023 en La Habana, Marrero actualizó la cifra actual de cadenas extranjeras. Dijo: «ya son 18 gerencias extranjeras con 113 contratos de administración y comercialización hotelera que operan el 65 % de nuestra planta hotelera. Además, existen 24 empresas mixtas constituidas, que operan unas 5 000 habitaciones».  Una relación de dependencia bastante alta, que implica ganancias compartidas, para un sector estratégico que representa el 7,6 % del Producto Interno Bruto.

Las cadenas hoteleras más antiguas en el país son las españolas Meliá e Iberostar, con más de 30 años de experiencia en Cuba y con unas 35 y 18 instalaciones respectivamente en distintas zonas del país y de conjunto con las diferentes cadenas cubanas.

La cadena canadiense Blue Diamond Resorts es la segunda más importante en el país y a quien se le concedió la administración en exclusiva del destino turístico Cayo Largo del Sur y un permiso exclusivo de importación de sus recursos. Hasta mayo de 2023, Blue Diamond Resorts tenía 28 hoteles de distinto tipo en Cuba.

Otras cadenas como Barceló, Blau, Be Live (Globalia) o ROC se mantienen en Cuba y también otras con mucho menos tiempo como la empresa singapurí Banyan Tree Hotels Resorts, el grupo indio MGM Muthu Hoteles o la cadena de Singapur Archipiélago International con una rápida expansión de la mano del grupo Gaviota.

Sin embargo, por el país han pasado otras que han abandonado sus operaciones por distintos motivos, entre ellos la falta de rentabilidad o diferencias con la parte cubana como Riu Hotels & Resorts, Accor, el grupo Posada, Labranda, Marriot.

A pesar de las irregularidades con la llegada de turistas o de los problemas internos del país, Cuba se vende como una oferta tentadora para las cadenas extranjeras que buscan ampliar sus mercados, sobre todo con instalaciones nuevas y en lugares prácticamente vírgenes. Es por ello que aparecen nuevas cadenas dispuestas a entrar en el país, como la hotelera portuguesa Vila Galé, que tiene prevista su primera apertura en octubre de 2023.

Si algo sale mal, o no funciona bien, se intenta con otra.

No todos los hoteles son iguales, hay que hablar de Gaviota

Los polos turísticos están segmentados y hay zonas donde exclusivamente opera una de las cuatro cadenas cubanas. Eso viene de una antigua distribución de la forma en que se repartió el pastel. Con excepción de La Habana y Varadero, el resto del país tenía un dueño.

Los números totales no siempre son suficientes para hacerse una idea real del aporte del turismo. La llegada de visitantes siempre deja ingresos al país, pero no todos los visitantes dejan la misma cantidad de ingresos.

Frank Oltuski, vicepresidente de Mercadotecnia de Gaviota, dijo durante la Feria de Turismo 2023 que esta empresa constituye la más importante del trabajo de los viajes en la isla y acapara más del 50 % de la actividad turística en el archipiélago. Además, contó: «de unas 400 habitaciones que teníamos en 1995, hoy tenemos más de 30 000. Teníamos en aquella época un desarrollo centrado en La Habana, Varadero y Holguín. Hemos abierto nuevos destinos, como los cayos de Villa Clara, las operaciones en Jardines del Rey y las últimas aperturas en los cayos Cruz y Paredón al norte de Camagüey y Ciego de Ávila».

Hablar de la industria hotelera cubana significa necesariamente hablar de Gaviota, porque es la empresa que tiene presupuesto e independencia para decidir sobre nuevos proyectos constructivos y para atraer a gerencias extranjeras de alto nivel. Como se demostró en una investigación anterior de elTOQUE, la empresa no acepta inversión extranjera para sus proyectos.

En el caso de las otras cadenas cubanas, necesitan recurrir a la inversión extranjera para la modernización de su planta hotelera y se oferta como parte de la cartera de oportunidades del país. En muchas ocasiones con gerencias extranjeras que tienen experiencia en el país.

El turismo de alto estándar es la apuesta fundamental de Gaviota, para el que no hay suficiente infraestructura, solo hay en el país cinco hoteles con la categoría cinco estrellas plus. Y si quieren millonarios que vengan a gastar su dinero, para ello necesitan servicios exclusivos, modernos y lujosos.

Por eso, sus proyectos no solo incluyen hoteles, sino también marinas, campos de golf y otras infraestructuras extrahoteleras. Además, no están pensados para el público cubano, como lo demuestran los últimos escándalos sobre la cadena.


¿Se necesitan más hoteles?

En julio de 2022, el ministro de Turismo, Juan Carlos García, justificaba el aumento de instalaciones turísticas al compararlo con el crecimiento del turismo. Entonces explicó que el ritmo de crecimiento de turistas siempre ha sido superior al de habitaciones desde la década del noventa. De 1990 a 2019, el crecimiento de visitantes ha tenido una tasa de 9.1 %, mientras que el crecimiento de habitaciones, un 4.9 %. Sin embargo, esto no significa que ese crecimiento sea justificado y sobre todo esté en correspondencia con la demanda real de habitaciones en el país.

Para el economista Pedro Monreal, quien sigue de cerca el tema, «no se justifica nueva inversión hotelera en un contexto de inseguridad alimentaria. Lo razonable sería modificar el patrón actual de inversión para reasignar hacia el sector agropecuario (y otras actividades también) lo que hoy se dedica a construir hoteles que van a operar con una baja tasa de ocupación», ha expresado en su cuenta en X, antes Twitter.

Las explicaciones sobre por qué persiste la decisión en detrimento de otras necesidades y otros sectores en el país pueden estar asociadas a una visión turística de largo plazo. También se pudiera haber considerado que ampliar el sector inmobiliario da valor al territorio o pudiera ser una estrategia para construir con dinero público instalaciones que de ocurrir un cambio de régimen en Cuba pasarían a manos privadas.

Monreal también apunta otra hipótesis interesante. Explica que, «mediante un esquema de transferencia interna de precios, las empresas transnacionales subdeclaran ganancias en países con altos impuestos (por ejemplo, Europa) y las transfieren a países con bajos o cero impuestos (por ejemplo, Caribe). Para eso se necesitarían hoteles».

En cualquier caso, no es una decisión pensada para el beneficio directo del pueblo cubano y tampoco el Estado ha explicado con claridad los motivos que justifican el crecimiento sostenido e injustificado de instalaciones hoteleras. Mientras, Gaviota avanza en sus proyectos.

toque-promo

Si crees que nuestro periodismo es relevante para Cuba y su pueblo, queremos que sepas que este es un momento crítico.

Detrás de cada publicación hay un equipo que se esmera porque nuestros productos cumplan altos estándares de calidad y se apeguen a los valores profesionales y éticos.

Pero mantener la vigilancia sobre el poder, exigir transparencia, investigar, analizar los problemas de nuestra sociedad y visibilizar los temas ocultos en la agenda pública; es un ejercicio que requiere recursos.

Tú puedes contribuir con nuestra misión y por eso hoy solicitamos tu ayuda. Selecciona la vía que prefieras para hacernos llegar una contribución.

Evalúe esta noticia

cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fidel Castro

Cuba es una empresa de 11 millones de trabajadores, esclavos del siglo 21, el gobierno solo invierte en lo que le sale rentable y el sistema que tiene impuesto ahora y desde el 59 es el único que les ha funcionado bien para amasar grandes fortunas, así que solo podéis esperar que dure 100 años más mínimo
Fidel Castro

Sanson

Lo que habria que preguntarse es por que los inversionistas foraneos que son los que ponen el dinero, siguen apostando por llenar la Isla de hoteles. Incluso cabe preguntar el por que esos hoteles que se estan construyendo son cada vez mas lujosos y por ende costosos aun cuando se sabe que los turistas que visitan la Isla son gente pobre y lo que les interesa es la comida y las playas. Esos inversionistas tienen dinero de sobra y si lo invierten es porque apuestan a que "la cosa" cambie de una forma o de otra y tener algo asegurado de antes es siempre ventajoso.Eso es por la parte inversionista extranjera. Por la parte cubana es algo que se cae de la mata. Veamos la parte cubana. Los cubanos desde que nacen, carecen de objetivos tangibles y su futuro esta fijado por una actividad comun que consiste en "ir escapando" e ir desempennandose en la profesion de BUSCON que es la que mas se ejerce. Bueno pues nadie puede negar que para un buscon cubano de alto nivel, cuyo objetivo mas inmediato es el de llenarse la panza, es muchisimo mas atractivo ir a una reunion con un inversionnista hotelero que con unos cuantos guajiros en el campo. No olvidemos que las meriendas casuales o incluso almuerzos, viajecitos, ropita de marca y aire acondicionado permanente son algo sumamente atractivo para nuestros buscones de alto nivel. Ademas no olvidemos que ya nadie invertiria, por razones obvias en el campo cubano, en la construccion de viviendas o el transporte publico Me pongo en el caso de un adinerado europeo cuyo dinero se multiplica solo y necesita invertirlo o pagara, alli donde vive, impuestos desgarradores. No tendria reparos en ponerlos en cuba incluso para que "mis hoteles" sean subastados si algun dia los NORTEAMERICANOS los compran baratos para ser ellos, sus agencias y sus INVERSIONISTAS los que deseen poseer esos edificios casi nuevos que hasta el momento han estado sin ser explotados como se debe. Los tiranos residuales de nueva linea, o sea los castro descendientes y los peleles que despuntan tambien tendrian, entonces algo que ofrecer. Todos contentos. Y el pueblo que?
Sanson

Jorge garcia

Sus argumentos y reflexiones, tiene ambigüedad en su contenido, son suposiciones de fulano y mengano q seguro siempre contra el sistema, nada es válido ni coherente

Sanson

No le parece que siendo Usted una persona incapaz de redactar una linea y media sin cometer faltas gramaticales graves deberia ser mas cauteloso y no intentar dar una calificacion de algo que probablemente ni entendio?.. Ni siquiera puede escribir en que basa su incoherente opinion. No esta caoacitado para hacerlo.
Sanson
Jorge garcia

Gladys

Muy bueno, además por décadas se construyeron hoteles y a los cubanos les estaba prohibido hospedarse, o incluso simplemente entrar.Todos recordabamos a Guillén en la entrada del hotel, nada de Tengo Prohibido consumir el producto cubano 💯 %, lo mío primero y todas aquellas consignas ridículas y vergonzosas.
Gladys

Gustavo Rodríguez Cruz

Nadie que tiene necesidad o hambre en su casas, suspende cualquier construcción y no es posible que nuestro gobierno siga soñando con algún milagro. Esto es hipotecar una generación para salvar a otra!
Gustavo Rodríguez Cruz

José Cruz Gómez

Clarito un hotel vale más que tres centrales, cuando se lo repartan entre ellos nada le costó, no muelen caña y ganan mucho más con hoteles. Cuba es una joya sin ellos en el gobierno, entonces a Cuba viene todo el mundo, ya lo verán.
José Cruz Gómez

Rafaela Castellanos Rúa

Estoy de acuerdo con todo lo que dice en ese artículo, nada que los cubanos estamos desprotegido eso es todo.
Rafaela Castellanos Rúa

EDUARDO ROCA

Es que para el regime el turista viene siempre primero que la poblacion , Ellos no le importan si el pueblo se muere de hambre , ni que tengan hospitales digno para los pacientes , ni mucho menos la electricidad. ESE DINERO QUE LO USEN PARA EL PUEBLO.
EDUARDO ROCA

Lazaro Llorca

Señor reportero recuerde bien que los cubanos en la isla tienen serios problemas económicos y demás ,pero lo que si no son es tontos porque alfabetizados están y conocen perfectamente que esos Hoteles se construyen con capital extranjero en niveles muy ,pero que muy superiores a lo que aporta Cuba,vamos a ponernos un poco más serios en nuestras profesiones e informe no desinforme.

Kad

Siempre las estadísticas serán engañosas. Pero suponga que del 30% que como promedio se ha invertido en la actividad (que incluye la construcción de hoteles), la parte cubana aportó el 1/3. Todavía supera con creces a los otros tres renglones, hoy neurálgicos. No intente pasarse de listo y tapar el sol con un dedo.
Kad

Jose

Usted verdaderamente no sabe lo que escribe.
Jose
Lazaro Llorca

José Ernesto Fernandez Herrero

Excelente análisis. Creo que lo más importante es lo relacionado con el título de la publicación y la decisión, no sé de quién, de mantener esa decisión de seguir apostando por inversiones mayoritarias en hoteles sobre todo en estos momentos tan difíciles que vive el pueblo. Sencillamente que alguien está tomando esas decisiones por beneficios personales y no tenem
José Ernesto Fernandez  Herrero

Inocente quesada perez

Me parece muy instructivo el artículo es una lasti.a que alguien desde una posición oficial explicara el porqué de esta descabellada política
Inocente quesada perez

Raimundo

A principios del 2020 publique la matriz de inversiones del país donde se ve que todo está al revés . Ni el Turismo es sustentable. Parece que, salvo excepciones, a nadie le preocupa.
Raimundo

Gonzalo

lavado de dinero del narcotráfico, no tiene otra explicación. los ahijados cubanos del Cártel de Sinaloa no se esconden para construir su imperio del mal.
Gonzalo

Wilfredo Cervantes

Se les olvida una cosa, con lo que se han robado en la construcción de hoteles Cuba a perdido 5 o más, sólo hay que ver lo que se están llevando para contar el desfalco
Wilfredo Cervantes

Bolitero

Un par de factores que contribuyen a explicar quizás la desproporción entre la inversión en el sector inmobiliario en el turismo con respecto a otros sectores de la economía. En el artículo "Cuba podría aproximarse a recuperar su turismo, opinan expertos" (http://www.cubadebate.cu/noticias/2023/06/26/cuba-podria-aproximarse-a-recuperar-su-turismo-opinan-expertos/amp/) se citan criterios de "el catedrático cubano José Luis Perelló [quien] disertó sobre Los desafíos del turismo en el Caribe" en el marco del XVI Seminario Internacional de Periodismo y Turismo. Sostiene este especialista que: "existen dos asuntos interrelacionados pero separados, el inmobiliario y el trabajo de las agencias de viajes, ya que los hoteles tributan al valor de las acciones de las principales compañías de este rubro." Un valor, el de acciones de las compañías, al que contribuye entonces la planta inmobiliaria independientemente de los niveles de ocupación. Otro factor, quizás relacionado con el anterior, es el papel de los compromisos contraídos en la renegociación de la deuda con el Club de París por el gobierno. Así, por ejemplo, el grupo Bouygues Bâtiment International, encargado de la construcción de muchos de los hoteles, incluidos los de más alto estándar, afirma en la nota "RÉVOLUTION HÔTELIÈRE À CUBA" (https://www.bouygues.com/lessentiel-presse/magazine/revolution-hoteliere-a-cuba/) en la página oficial de la empresa que: "Con anterioridad a 2015 teníamos dos o tres proyectos al año en la isla, pero en la actualidad llevamos 22 proyectos simultáneos", una fecha que coincide con la de los acuerdos de la deuda.
Bolitero

Yassel

Por favor ayuden al pueblo de Cuba, por favor realicen articulos donde se evidencie el abuso que constituye la dolarización y su origen, ya que es más que evidente que si el dólar sigue en aumento, los negocios privados irán quebrando. Y la Clase en el poder continuará de lujos y el pueblo en general sufriendo los embates del supuesto bloqueo.......jaja
Yassel

MERCADO INFORMAL DE
DIVISAS EN CUBA (TIEMPO REAL)

toque_logo_white
1 EUR310.00 CUP
-5
1 USD300.00 CUP
1 MLC270.00 CUP
Calendar iconCUBA
test
bell-notification

No te pierdas nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

No te pierdas
nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

bell-notification